Fiorella Balzamo, un fenómeno que traspasa fronteras

Fuerza, entusiasmo y mucha, mucha simpatía derrocha Fiorella Balzamo, una Cake Designer italiana que se ha convertido en todo un fenómeno en su país y que va traspasando fronteras gracias a su forma de entender la repostería creativa. En CakeMag.es hemos hablado con ella para conocer de primera mano qué se esconde tras esta mujer autodidacta deseosa de innovar.

Pregunta. Tenemos entendido que eres autodidacta y que aparcaste la arquitectura por convertirte en Cake Designer. ¿Es así?

Respuesta. Dejé los estudios de arquitectura cuando me faltaba una asignatura para terminarlos. Se cruzó en mi vida la repostería creativa, una actividad con la que soy realmente feliz, así que opté por el camino que  me apasionaba. Cuando estudiaba arquitectura me faltaba algo, no era completamente feliz, pero descubrir la repostería creativa y, sobre todo, poder dedicarme a ella me cambió por completo la vida.

Mis estudios me han servido para mantener el equilibrio en las tartas, para combinar colores, para muchísimas cosas, pero soy autodidacta. Mi trabajo  parte de la observación de grandes Cake Designer inglesas y americanas, del estudio de  su técnica… para luego ir probando, con errores y aciertos, y crear mi propio estilo.

P. ¿Cuáles son los elementos clave de tu estilo?

R. A mí me encanta innovar, me gusta investigar y crear cosas nuevas que interesen a la gente. Dedico muchas horas a cada nuevo proyecto. No sólo se trata de ejecutarlo bien, hay mucho trabajo previo. Entre mis creaciones creo que destacan los personajes ligeros, personajes que parece que pueden volar, o los dinámicos, a los que consigo imprimir una sensación de movimiento sobre la tarta. Para ello tengo que centrarme mucho en la expresión facial, en cada detalle, para que el resultado sea el esperado.

Ser Cake Designer implica estudiar siempre, siempre estoy estudiando para perfeccionarme, para inventar nuevos personajes, nuevas escenografías. Lo fundamental para mi es que las tartas no son una base para superponer cosas. Una tarta tiene que contar una historia. Esa es mi filosofía.

P. ¿Dónde encuentra la inspiración para crear sus tartas?

R. Con mi niña pequeña veo muchos dibujos animados. Mi mundo es un mundo para niños, me gustan mucho los dibujos. En esa línea las creaciones han de ser muy alegres y coloridas.

También me gusta la fotografía, si capto algo que me gusta lo transformo en azúcar. Pienso en la escena la completa. Si hago una tarta grande con muchos personajes me gusta que estén trabajando sobre la tarta. Por ejemplo, creo un personaje que está trabajando en la creación de la tarta, otro que se la come… me gusta que vivan en la tarta y cuando hago esas tartas que requieren mucho diseño, hago un estudio de las dimensiones, dónde irá cada personaje… y luego realizo la decoración.

P. ¿Se producen muchos cambios de la idea inicial a la tarta final?

R. Sí, cuando yo realizo un diseño durante la elaboración voy cambiando cosas, si algo no me gusta lo modifico, o si  me viene algo a la mente que no había pensado en la idea original, depende. En el boceto creo el diseño base, pero va cambiando a medida que avanza el proyecto.

P. En Italia te has convertido en un auténtico fenómeno de masas, has publicado tres libros, tienes una presencia constante en programas de televisión, eres una de las Cake Designer habituales en las revistas de repostería, tus seguidores en las redes sociales crecen más y más… ¿Esperabas algo así?

R. No, no me lo esperaba. Pero haber recibido esta acogida, saber que a la gente le gusta lo que hago ha sido un estímulo para seguir pensando en qué le puede gustar a la gente, para esforzarme por no defraudarles. La verdad es que estoy muy contenta, y también con cómo va creciendo mis seguidores en España a través de Las tartas de Fiorella.

P. ¿Cuándo podremos ver publicado un libro tuyo en español?

De momento creo que no es posible, no es un idioma al que esté muy predispuesta mi editorial, pero me encantaría, si una editorial española se animara podemos dar el salto (ríe). Creo que en España está creciendo mucho la repostería creativa y sinceramente me encartaría poder transmitir mi trabajo. Pero de momento mis libros se traducen a inglés y francés.

También me atrae la docencia, me gusta enseñar, poder conversar con la gente, el contacto directo, contar como hago las cosas, hago muchos cursos por Italia, también he estado en España, en Barcelona, una ciudad bellísima a la que me gustaría regresar. He dado cursos con Sucre i Vainilla y ha sido un placer.