FLORES COMESTIBLES PARA TUS RECETAS

Cupcakes con pétalos de rosa cristalizados

¿Qué te parece preparar unos cupcakes de mimosa o unos macarons con flores y almíbar de hibisco? En CakeMag.es te proponemos que lo hagas con flores auténticas. Las flores comestibles están dejando de ser un mero elemento decorativo para convertirse en parte esencial de las recetas. Entre las propuestas del mercado hemos elegido los formatos que ofrece Present Hibscus para la repostería creativa, con el fin de conocer sus posibilidades y algunas originales recetas con: Flores cristalizadas (violetas, pétalos de rosa, menta, mimosa, lavanda…), almíbares de flores y el hibisco en almíbar.

FLORES CRISTALIZADAS

Las flores se someten a un proceso de secado y se recubren con clara de huevo y azúcar para conseguir su cristalización. La utilización de estas flores como elemento decorativo aporta diferentes matices de textura, aroma y sabor a los postres.  Es un toque original  al tiempo que aporta vistosidad y elegancia a los pasteles y cupcakes. Con este tipo de decoración se cumple la famosa máxima menos es más.

Cuando se opta por recetas que incluyen trocitos de flores cristalizadas se pueden explorar los sabores naturales de la violeta, el jazmín, las hojas de menta o los pétalos de rosa.  Tus flores favoritas también pueden ser toda una experiencia repostera. Un buen ejemplo es la preparación de tabletas o bombones de chocolate que incluyan estas flores. También pueden utilizarse para elaborar cremas de relleno.

Jazmín cristalizado

 ALMÍBARES DE FLORES 

Los almíbares de flores de Present Hibiscus se elaboran con las esencias de cada una de las flores, agua mineral y caña de azúcar, de forma totalmente artesanal y natural. Su producción se centra en sietes flores: violeta, amapola, rosa, flor de azahar, jazmín, lavanda y mimosa. El resultado es espectacular: sabores que son una auténtica experiencia para el paladar y que pueden servir para aromatizar bizcochos, cupcakes, galletas, macarons e incluso para preparar creps, batidos,  helados y sorbetes. Además, son perfectos para aportar matices sorprendentes en cócteles afrutados con o sin alcohol.

Almíbares elaborados artesanalmente con esencia de flores

 

FLORES DE HIBISCO SABDARIFFA EN ALMÍBAR

La flor de hibisco  salvaje, hibisco sabdariffa, es una “flor-fruta” comestible que tiene un sabor que recuerda al de la cereza y la frambuesa, mientras que su textura es similar a la del lichi. Proviene de una empresa familiar ubicada en Sydney, Australia. Una vez que se ha recolectado, se introducen 11 ó 50 unidades en tarros de cristal con agua mineral y azúcar de caña como únicos aditamentos. Se sellan y, a continuación, se  cocinan al baño maría.

Gracias a su excelente calidad, y a la originalidad de la propuesta, la flor de hibisco ha ido ganando terreno en la cocina y la coctelería creativas, aportando un valor añadido a sugerentes creaciones o simplemente convirtiéndose en la protagonista del brindis en las fiestas. Sus pétalos se despliegan levemente en el interior de una copa de cava, provocando el estallido de un sinfín de burbujas. También combina perfectamente con otras bebidas con o sin alcohol. Degustarla es el broche perfecto tras haber terminado la bebida.

Referentes culinarios de nuestro país como El Celler de can Roca y Sergi Arola, entre otros; prestigiosos hoteles, o tiendas gourmet han incluido esta flor en su oferta y poco a poco va ampliando su presencia en tiendas dedicadas a la repostería creativa.

Receta de cupcakes de mimosa con almíbar de mimosa y semillas de mimosa cristalizadas. Puedes encontrar otras recetas de postres, platos y bebidas en el Facebook de Present Hibiscus

 INGREDIENTES

  • 350 g de harina
  • ½ cucharadita de sal
  • 1 cucharadita de levadura en polvo
  • 190 g de manteca vegetal, reblandecida
  • 350 gr de azúcar
  • 5 claras de huevo
  • 2 ½ cucharaditas de vainilla
  • 300 ml de leche, o 175 ml de champán, o ginger ale (se puede añadir una cucharadita de naranja rallada).

 ELABORACIÓN

1. Precalienta el horno a 175 º C. Coloca una capsulita de papel rizado en cada uno de los moldes.

2. En un recipiente mezcla la harina, la levadura y la sal, todo ello tamizado y reserva.

3. En un recipiente grande, bate la manteca vegetal con la batidora eléctrica a velocidad media durante 30 segundos. Añade el azúcar gradualmente en tandas de unos 150 gr., batiendo bien después de cada adición. Bate durante 2 minutos más. Añade y bate las claras de huevo, de una en una. Incorpora la vainilla y sigue batiendo. Reduce la velocidad de la batidora; añade alternativamente y en pocas cantidades la mezcla de harina y la leche, batiendo hasta que quede mezclado.

4. Reparte la masa de manera uniforme entre los moldes, llenando aproximadamente 1/3 de su capacidad.

5. Hornea entre 20–25 minutos o hasta que al insertar un palillo este salga limpio. Deja que reposen en la bandeja durante 5 minutos. Retira los cupcakes de los moldes y colócalos sobre una rejilla para que se enfríen.

COBERTURA

  • 650 gr de azúcar glas
  • 125g de mantequilla reblandecida
  • 1 cucharadita de almíbar de mimosa

1. En un recipiente grande bate el azúcar glas, la mantequilla y una cucharadita de almíbar de mimosa con la batidora eléctrica a velocidad media hasta que quede suave y cremosa.

2. Introduce la crema en una manga pastelera con una boquilla grande del número 5. Añade la crema con la manga sobre los cupcakes.

DECORACIÓN

  • Purpurina comestible dorada
  • Flores de mimosa cristalizadas u hojas de verbena cristalizadas.

Espolvorea los cupcakes con la purpurina y decora finalmente con las flores de mimosa y una hojita de verbena