“Alma es como ha sido siempre, natural y sencilla”

Mavi, la madre de Alma, en BCN&CAKE

¿Quién no conoce a Alma? Es la reina indiscutible del cupcake en nuestro país. A través de su blog Objetivo: cupcake perfecto ha popularizado estos pastelitos. Su familia siempre está muy presente en todos sus proyectos. En CakeMag.es hemos hablado con su madre, Mavi, quien la acompaña como pinche en esta aventura y nos confiesa que “Alma es como ha sido siempre, natural y sencilla”.

PREGUNTA: ¿Cómo se vive el fenómeno Alma desde casa?

RESPUESTA. Igual que siempre, porque Alma es la de siempre. Sigue siendo igual que de pequeña: igual de trasto, igual de lanzada… si tiene una idea la hace aunque explote. Ella es muy creativa y tiene miles de ideas.

P. ¿Cómo arrastra a la familia?

R. ¡Porque nos lo pasamos pipa! Además, tiene un hermano que es chelista y estamos acostumbrados a ir con uno y con otro, y nos va la vida en ello. Nos dedicamos a ellos en cuerpo y alma. Mi marido tiene su trabajo, pero ahora que yo no trabajo, estoy con ella y me encanta. De hecho me rompí el brazo y Alma me dijo que tenía que quedarme en casa, pero a los pocos días su padre la llamó y le comentó que yo estaba triste. En seguida  me dijo que volviera y yo movía la Kitchen Aid con un brazo… Hacía lo que podía, pero no me lo quería perder. Es tan divertido estar en un taller con Alma. Hay que vivirlo para saberlo. Es divertida y como le gusta mucho su trabajo transmite lo feliz que es ella. La gente se lo pasa muy bien.

P. Eso se nota.

R. Sí, ella es así, tan natural y sencilla como ha sido siempre.

P. ¿Ha afectado a la familia la fama de Alma?

R. En nada. Seguimos igual que siempre. Ha sido siempre así y la fama es algo que no entra dentro del cómputo familiar. Sigues con tu vida normal, con tu trabajo. Lo compartes con los tuyos, pero no se te sube a la chepa.  Y su hermano lo mismo. Ahora RNE ha concedido el premio “El Ojo Crítico de Música Clásica” a su grupo de música, la Ritirata. Eso sí, estamos orgullosos de nuestros hijos. Hemos dedicado toda la vida a ellos, nos hemos empleado a fondo, y el fruto está ahí.

P. ¿Habéis engordado desde que Alma empezó con sus cupcakes?

R. Su hermano y su novia mucho, mucho. Ya le dicen a Alma que no les lleve más cupcakes. Y los demás un poco, pero controlamos (bromea). El taller que tenía al principio era pequeñito, en una calle sin comercios y todo nos lo comíamos la familia. Ahora su taller es un poco más grande, en una zona con negocios y todo lo que vamos haciendo lo repartimos entre nuestros vecinos. Y lo seguiremos haciendo hasta que veamos que nos cierran las puertas (se ríe), cuando esto suceda iremos por la manzana de atrás.

P. De las recetas de su hija, ¿cuál es su favorita?

R. La que más impacto me causó fue la tarta de calabaza con fluff (marshmallows o malvavisco). Cuando llegué al taller y Alma me pidió que probara, yo no estaba muy convencida, pero fue probarla y ya no pude parar. ¡Espectacular! Super jugosa, es como la tarta de zanahoria pero aún más jugosa.

P. Alma también prepara recetas suyas, ¿no?

R. Sí, alguna ha hecho. Unos pastelitos que hacía una tía mía que tenía una pastelería en Oviedo. La receta me la dio mi madre un día que los estaba preparando. Me dijo los ingredientes de carrerilla, los apunté y cuando llegué a casa hice la receta al pie de la letra y como me salieron muy buenos, cada vez  que íbamos a una fiesta con amigos, los llevaba. Es que si te dan una receta buena y la sigues, sin cambiar ingredientes ni proporciones (como a veces le preguntan a Alma) el resultado es bueno.

P. ¿Cómo ve a Alma en un futuro próximo?

R. (Se ríe) Yo espero tener algún nieto.

P. ¿Y en el ámbito profesional?

R. Ni idea. No lo sé, como es tan creativa no sé a dónde va a llegar. Tiene muchas ideas y a veces hay que estar frenándola porque quiere abarcar mucho y no hay tiempo para más. Pero la dejaremos que vuele y nosotros seguiremos detrás.