Molly: “España es mi segunda casa”

Molly durante el curso que impartió en Thin in Cakes

Divertida, simpática y tremendamente vital. Eleonora Coppini, conocida en el ámbito del sugarcraft como Molly, no deja de sorprendernos y asegura que “España es mi segunda casa”. Tras el éxito cosechado  con el fondant, esta diseñadora gráfica acaba de embarcarse en una nueva y también dulce aventura, esta vez a la conquista del azúcar isomalt, en un proyecto muy personal que ha denominado Isomolly. Tras su paso por Think in Cakes, ha revelado a CakeMag.es sus proyectos futuros.

Pregunta. No es la primera vez que trabajas en España, ¿no?

Respuesta. No, he estado en Barcelona y en Madrid y tengo muchas citas en otros puntos de España para lo que queda de año.  Este país es como mi segunda casa después de Italia.

P. ¿En qué estás trabajando ahora?

R. En un nuevo libro que saldrá en 2014. En él me centro en lo que me está ocupando casi todo mi tiempo: el azúcar isomalt, lo que he denominado Isomolly. En este libro quiero explicar como trabajar con este tipo de azúcar desde mi experiencia. Es realmente apasionante.

P. ¿Está teniendo mucha fuerza este azúcar en Italia?

R. Sí, mi trabajo en este campo está despertando mucho interés porque es una interpretación muy diferente de todo lo que la gente ha podido ver hasta ahora. He desarrollado una técnica nueva; he dado un nuevo “look” a algo que tiene una larga historia, como es el uso del azúcar isomalt para modelar.

P. ¿Es muy difícil?

R. No es más fácil que trabajar con pasta de azúcar (fondant). Me encanta simplificar las cosas, así que el trabajo con el Isomolly es muy, muy sencillo. He aprendido una técnica tradicional y la he hecho más sencilla para que todos puedan trabajar sin ser expertos. La he adaptado para que sea más accesible a todo el mundo.

Sólo nos hace falta un microondas, un tapete, la materia prima y nuestras manos. No necesitamos ni un laboratorio ni los elementos de un pastelero. Pero hay que llevar cuidado por el tema de la temperatura del azúcar. Hay que tener en cuenta que se trabaja con azúcar caliente y hay que tener precaución y evidentemente no es adecuada para niños.

P. ¿Puedes modelar tus figuras con este azúcar?

R. Claro.

P. Eres diseñadora gráfica y has trabajado codo con codo junto a otras artistas como Charuca y Jasmine. ¿En tu próximo proyecto con quien colaborarás?

R. Con mi hermana gemela, mi twin, como nos llamamos entre nosotras. Emanuella y yo trabajaremos juntas en el próximo libro sobre Isomalt.

P. Ahora que estás dedicándote de lleno al Isomolly, ¿has dejado de lado el fondant?

R. Me encanta cambiar. El isomal me ha fascinado. He trabajado muchos años con fondant y ahora, para conseguir el mismo nivel, me queda mucho camino por delante con esta técnica. Seguramente que en unos años volveré a tener la necesidad de cambiar.

P. ¿Al chocolate?

R. Puede ser, o  a lo mejor a los tatuajes. Estoy aprendiendo a tatuar. Estoy probando y me gusta mucho. De hecho mi marido ya lleva un brazo tatuado. Al final todo es arte y en este caso mi tela es la piel. Me gusta mucho innovar.