Primrose Bakery, el éxito de un negocio apasionante

Martha Swift en Primrose Bakery, lugar de visita obligada para los amantes de los cupcakes.

Martha Swift y Lisa Thomas son las autoras del libro que hemos sorteado hoy y que nuestra ganadora se ha llevado firmado por Martha. Con ella mantuvimos una interesante entrevista en la Primrose Bakery de Gloucester Ave, una de sus dos tiendas en Londres.

Atendió a CakeMag.es de forma deliciosa, con su naturalidad y accesibilidad nos puso muy fácil el trabajo y nos desveló los secretos de Primrose Bakery, un proyecto que nace de la amistad y la ilusión, y cuyo objetivo principal es crear una experiencia de satisfacción para los clientes y los empleados, pero vayamos al principio.

Pregunta: ¿Cómo surge Primrose Bakery?

Respuesta: Lisa y yo comenzamos horneando cupcakes y tartas para los cumpleaños de nuestros hijos, era algo que realmente nos encantaba. Pronto empezó a correrse la voz, y a llegarnos los primeros pedidos para las fiestas de otros chicos del barrio. El trabajo fue creciendo de forma bastante rápida y empezamos a pensar en la posibilidad de abrir un afternoon tea con todo lo que ello implicaba.

La realidad fue que la cocina de Lisa, donde horneábamos, se nos había quedado pequeña, y que no existían muchas tiendas especializadas en lo que nosotras hacíamos, de modo que la idea iba tomando cada vez más y más fuerza. Sentíamos que estaba más cerca, que podíamos convertir nuestra pasión en nuestro trabajo. Después de dos años abrimos el negocio.

El interior de la tienda con todo tipo de productos para celebraciones

P: A la apertura de la tienda le acompañó un pequeño golpe de suerte, ¿verdad?

R: Sí, tenemos enfrente una tienda de delicatessen, cuando su dueño supo que íbamos a abrir nos ofreció un contrato para vender allí nuestras tartas. Aceptamos, y la presión por la fecha de inicio con este nuevo pedido fue lo que aceleró todo el proceso para ponernos en marcha. Aproximadamente un año más tarde un empleado de los grandes almacenes Selfridges probó nuestras tartas en la tienda de delicatessen. Le encantó y quiso saber de dónde era. Se puso en contacto con nosotras y nos ofreció realizar una prueba para su empresa. El resultado fue un contrato inicial de seis semanas que se mantuvo en el tiempo durante unos seis años.

P: Un contrato así seguro que les puso a prueba…

R: El nivel de exigencia para poder trabajar con una empresa como Selfridges es altísimo. Hay un sinfín de requisitos muy estrictos que cumplir para alcanzar su estándar de calidad y servicio. Supuso todo un desafío para un negocio como el nuestro que prácticamente acababa de empezar. Tuvimos que trabajar muy fuerte, muchas horas los 365 días del año. Éramos las cocineras, preparábamos el icing, seguíamos con nuestro servicio a domicilio, estábamos en todas y cada una de las partes del proceso de creación de nuestros cupcakes y tartas.

Realmente fue muy duro, pero trabajar con una empresa como esta nos permitió aprender mucho y muy rápido. Cada día era un nuevo reto, pero con unos parámetros muy claros. La marca ya tenía sus normas establecidas y solo había que seguirlas a rajatabla, con la seguridad de que el resultado final sería óptimo, tanto para el proceso de degustar en las tiendas, como para el de comprar y consumir después.

En Primrose Bakery se realizan dos tamaños de cupcakes, el normal y el mini

P: ¿Todo este proceso fue el que les ayudó a crecer?

R: Sin duda. Fue un proceso paulatino, que nos ha llevado a tener dos tiendas, la de Gloucester Ave y la de Covent Garden, en la que se imparten los cursos,  y a contar con unos 25 empleados. El paso del tiempo nos ayudó a conformar la visión de nuestro negocio, a determinar los principios que nos guían y que transmitimos a todas las personas que forman parte de Primrose. Todos conocen cada una de las partes del proceso de creación, pueden cumplir todas las funciones. Esto va ineludiblemente ligado a un buen ambiente de trabajo, queremos que disfruten con su trabajo y que así se transmita a los clientes. Nuestro objetivo es crear una experiencia satisfactoria en todos los sentidos y de forma integradora para nuestros trabajadores y nuestros clientes.

P: No creo que sea un objetivo sencillo de cumplir

R: No, pero estamos en el proceso. Para nuestros clientes queremos sinceridad y que su visita resulte agradable. Tanto Lisa como yo, seguimos pendientes de nuestro negocio, creando y atendiendo, al frente del proceso y al lado del cliente. Creemos que esa cercanía con nuestros empleados y nuestros clientes es esencial. Pero no solo nosotras, en cualquier momento puedes solicitar a la cocinera que te explique algo sobre la tarta o el cupcake, y encantada disipará tus dudas.

P: ¿Toda la experiencia acumulada hacia dónde les dirige ahora?

R: Queremos conseguir servir “lo que quieras, dónde quieras”, ese es ahora el reto. El servicio a domicilio más las demandas on-line. Nuestro plan es mantener nuestra filosofía y conjugarla con creaciones tradicionales y cosas nuevas. Una carta amplia que cubra las necesidades y los gustos más variados. Hemos conseguido que algo que es bonito, además, sepa realmente bien, un equilibrio perfecto. Respetando siempre el uso de productos de calidad e ingredientes naturales, evitando en lo posible aditivos y colorantes artificiales, incluso en el Red Velvet. Primrose Bakery es mucho más que cupcakes, es un servicio integral.

Tenemos previsto abrir una tercera tienda y en breve, presentaremos nuestro tercer libro. Además seguiremos viajando para conocer modas y tendencias de otros países con una mayor tradición en este tipo de repostería. Nos reporta mucho conocimiento, ideas y una visión más amplia.

La atención con una sonrisa es también marca de la casa

P: En sus inicios, ¿pensaron alguna vez que llegaría tan lejos?

R: Cuando empezamos éramos realmente ingenuas. No éramos conscientes de lo que acabábamos de iniciar Teníamos ilusión, fuerza y muchas ganas de hacer realidad nuestro sueño, pero si alguien nos hubiera contado en aquel momento algunas de las cosas que tenían que venir, quizás hubiéramos sido un poco más cautas. Lo que sí te puedo asegurar es que el viaje ha valido la pena. Es un trabajo precioso, nos sentimos privilegiadas y felices.

P: ¿Qué nos puede decir del libro que ha firmado para uno de nuestros seguidores?

R: Cuando lo escribimos teníamos en mente que fuera fácil de usar, no solo para profesionales, sino también para alguien que por primera vez quisiera hacer un cupcake. Lo planteamos como una guía sencilla y útil, detallando paso a paso incluso lo más básico. Las recetas funcionan perfectamente y en caso de que le surja alguna duda siempre nos podrá enviar un correo electrónico que responderemos encantadas.

Martha escribiendo la dedicatoria del libro que hemos sorteado en Facebook

P: ¿Cuáles son los cupcakes más populares?

R: Me gustaría presentaros a Lisa Chan, es nuestra jefa de cocina. Tenemos más de  cien gustos diferentes, pero creo que coincidiremos ambas en señalar que los sabores más populares son el chocolate y la vainilla.

Lisa: Seguro que sí y además, habría que citar el cupcake de Maltesers y el de caramelo con sal. Es otro de los más demandados. El cupcake esconde un trozo de caramelo fundido en el centro y el contraste con la sal le da un toque especial.

Lisa es la profesora de los cursos que se imparten en Primrose Bakery y además es la encargada de formar al personal que trabaja para las dos tiendas.

Lisa Chan nos explicó aspectos muy interesantes de su trabajo

P: ¿Qué tipo de formación reciben los trabajadores?

Lisa: Se trata de un curso intensivo de dos semanas para aprender a elaborar y decorar los cupcakes. Lo primero es lograr que sean capaces de dar con la consistencia adecuada del icing, una vez que lo consiguen han de aprender a colocarlo de forma manual sobre el cupcake. El modo en el que aquí decoramos cada uno de los cupkakes, con la espátula de forma manual es parte de nuestra identidad, es también la marca de la casa, de manera que han de perfeccionar esta habilidad hasta adaptarla al estándar de Primrose.

Normalmente necesitan un par de semanas de entrenamiento y luego entre uno y tres meses como aprendices. Pero además yo siempre les recomiendo que sigan practicando en casa, que practiquen y practiquen, esa es la clave. Cada cupcake es una creación única.

Volvemos de nuevo a Martha para realizar las últimas preguntas. Dos curiosidades para terminar

P: Martha, ¿Cuál es tu cupcake favorito?

R: Mi dulce favorito no es un cupcake, si tengo que elegir pondría en primer lugar la tarta de zanahoria, en segundo el cupcake del mismo sabor y en tercero el de caramelo con sal.

El cupcake de zanahoria está entre los favoritos de Martha

P: ¿Por qué habéis elegido el amarillo para identificar vuestra bakery?

R: Dentro de la interpretación de que cada color representa una emoción, el amarillo es el color del sol, brillante y cálido, trasmite confort. Vamos, que sería el opuesto al tiempo en Inglaterra.

Otra de las curiosidades que desde CakeMag.es os podemos contar es que los perros son bienvenidos en estas tiendas, y que el “salchicha” de la familia va cobrando protagonismo en el negocio, aparece en su segundo libro y les sirve de inspiración para algunas de sus creaciones.

El punto final lo pusimos con dos cafés con leche, un cupcake de Toblerone y otro de chocolate. Sin palabras.

Cupcake de chocolate y de Toblerone, impresionantes