Red Velvet a la española

Red Velvet y la familia de Peppa Pig, de Ana Avellana

Tras el regreso de la escapada a Milán, volvemos a ponernos manos a la obra. Esta vez con una estupenda receta de Ana, de El Blog de las Avellanas, que ha realizado una variación españolizada de la receta de Martha Stewart del RED VELVET. En CakeMag.es somos fans de Ana por muchos motivos… Acompañarnos en nuestros primeros pasos en este mundo con mucha paciencia, sus recetas y sus preciosas tartas, como esta de Peppa Pig, son algunos de ellos. ¡Gracias Ana!

BIZCOCHO RED VELVET

INGREDIENTES

  • 420 gr. harina normal
  • 300 gr. azúcar
  • 375 gr. buttermilk (Suero de leche)*
  • 190 gr. mantequilla
  • 180 gr. de huevo (tres unidades)
  • 30 gr. cacao en polvo
  • 15 gr. vinagre blanco
  • 1O gr. de impulsor (levadura química)
  • 10 gr. bicarbonato sódico
  • 5 gr de sal
  • 10 gr extracto de vainilla
  • 1 cucharadita colorante rojo (en este caso he utilizado Sugarflair, si lo quieres muy rojo puedes poner 2, pero con 1 es suficiente )

ELABORACIÓN

Precalentamos el horno a 180º.

Encontrar buttermilk en los supermercados es algo complicado. En realidad, la buttermilk es un suero de leche que se utiliza en repostería para aumentar la esponjosidad y mejorar el sabor en preparaciones como bizcochos.*Como sustituto podemos prepararlo en casa de la siguiente forma:

Calentamos aproximadamente 1 minuto en el microondas 375 gramos de leche semidesnatada. Añadimos 25 gramos de vinagre blanco, o zumo de limón, para que se cuaje. Removemos y dejamos que repose mientras preparamos los otros ingredientes (10 minutos mínimo).

En un bol,  tamizamos los productos secos: harina, cacao en polvo, impulsor y sal.

Por otro lado, mezclamos la buttermilk con el colorante rojo, el vinagre y el extracto de vainilla y lo reservamos.

En el cuenco de una batidora eléctrica provista de una pala, ponemos la mantequilla con el azúcar y batimos a velocidad media hasta que estén bien integrados y la masa adquiera una textura esponjosa. Añadimos los huevos, de uno en uno, batiendo bien después de cada adición.

Agregamos los ingredientes secos que teníamos reservados en tres veces, y los líquidos en dos veces para que la mezcla sea uniforme.

Horneamos hasta que al insertar un palillo en el centro del bizcocho salga limpio, aproximadamente de 30 a 35 minutos dependiendo del tamaño y del horno.

Cuando el bizcocho esté listo, lo sacamos del horno y lo dejamos reposar dentro del molde durante 10 minutos. Posteriormente, desmoldamos y lo dejamos reposar sobre una rejilla para que se enfríe totalmente.

Cuando esté frío, lo envolvemos en  film transparente y lo dejamos reposar en la nevera durante 24 horas aproximadamente. De esa forma, se asienta y es más cómodo de trabajar.

Esta versión de bizcocho velvet, sirve para tartas de fondant y se puede rellenar con cremas variadas, aunque la tradicional es la cheese frosting. Aquí tenéis la prueba con una tarta de Peppa Pig, con toda la familia de picnic realizada con este tipo de bizcocho, cuyo resultado es húmedo y jugoso, y a la vez firme.

 

 

 

 

 

FROSTING DE CREMA DE QUESO

INGREDIENTES:

  • 280 gr. mantequilla a temperatura ambiente
  • 600 gr. queso en crema blanco
  • 1000 gr. azúcar glass tamizado
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla sin color

ELABORACIÓN

Batimos en la batidora eléctrica con varilla, la mantequilla con el queso hasta que esté cremosa y la mezcla sea homogénea. Añadimos el extracto de vainilla incoloro. A velocidad baja incorporamos, cucharada a cucharada, el azúcar glass hasta que adquiera consistencia.

Dejamos enfriar en la nevera hasta que se compacte y esté completamente fría. Rellanamos el bizcocho y ¡ya podemos decorar o COMERNOS esta exquisita tarta!