¿Cupcakes o Muffins?

Cupcakes de Indicakes, cake designers de Barcelona

¿Cupcakes? ¿Muffins? En los últimos años se han puesto de moda, no solo en España sino en muchos otros países, dos bizcochos típicos de la gastronomía inglesa y de la estadounidense: los muffins y los cupcakes. La globalización se hace patente en muchos aspectos de la vida cotidiana, incluyendo también la gastronomía.

Otro aspecto que ha ayudado a extender estos pasteles es sin duda alguna la posibilidad que nos brinda Internet de comprar productos antes impensables y ahora al alcance de nuestras manos y de casi todos los bolsillos a tan solo un clic. También se han abierto tiendas físicas especializadas con productos tanto del Reino Unido como de Estados Unidos, que nos ayudan a elaborar las recetas y obtener excelentes resultados. Siropes dorados, distintos tipos de azúcar, entre otros productos, nos permite preparar estupendas recetas antes inalcanzables.

Pero vayamos al grano. ¿Qué tienen en común y que diferencia los muffins de los cupcakes y viceversa?

En ambos casos, para preparar unos estupendos pastelitos no hay que tener grandes conocimientos culinarios ya que las recetas básicas son bastante sencillas. Nos olvidamos de batir claras a punto de nieve, de incorporaciones sin batir pero revolviendo y cosas que al dar un pequeño paso en falso pueden arruinarnos la receta.

Las primeras apariciones de los muffins en recetarios ingleses las encontramos en el año 1703. Eran los pasteles preferidos para desayunos, meriendas así como tentempiés.

La masa de estas magdalenas británicas, que pueden ser saladas y dulces, se prepara rápido, mezclando los ingredientes y sin batir. Es habitual que estén rellenas de frutas o frutos secos. Llevan poca azúcar y no suelen llevar cobertura, como mucho azúcar glas.

Por su parte, los cupcakes son mucho más ‘jóvenes’ y surgen al otro lado del charco, en EEUU. En su origen eran horneados en tazones de cerámica. Tal y como se explica en el libro Muffins & Cupcakes. Bocados exquisitos, puede que de ahí derive su nombre o también de la forma  en la que se miden los ingredientes que se utilizan en su preparación.

A diferencia de los muffins, la masa se bate para que entre aire y suba y son dulces, yo diría que extra dulces.

También son rellenos, pero la variedad es muy amplia, desde fruta, mermeladas, buttercreams, nocilla, dulce de leche, hasta donde la imaginación y nuestro paladar nos lleve. Muchas veces no se rellenan por la generosa cobertura con la que se les decora, como ganaches de chocolate, buttercreams, fondant, merengues…

En los cupcakes, como también sabéis, la decoración es muy importante. De ahí que  en su origen eran considerados como mini pasteles que se consumían principalmente en las celebraciones de distintos eventos (cumpleaños, Halloween, Navidad, bautizos, bodas…)

Se decoran con figuras de mazapán,  de pasta de azúcar, con multitud de sprinkles, que se colocan sobre las cremas depositadas en los pastelitos utilizando la manga pastelera y distintas boquillas para conseguir formas.

Mini cupcakes
Minicupcakes de la bakery Be Delight, de la capital condal

Optemos por el muffin o por el cupcake ambos nos ofrecen una variedad inmensa de posibilidades de sorprender, con infinidad de sabores, texturas y colores.

Os dejamos un par de recetas del libro Muffins and Cupcakes.

Muffins de bacon y queso. Son una excelente opción para la mesa de una cena fría.

INGREDIENTES

  • 150 gr. de bacon en taquitos
  • 175 gr. de harina
  • Una cucharadita de levadura
  • Media cucharadita de sal
  • Pimienta negra recién molida
  • 2 huevos
  • 200 ml. de leche
  • 85 gr. de mantequilla derretida
  • Una cucharada de perejil picado
  • 50 gr. de queso parmesano rallado

 

Para decorar:

  • 100 gr. de queso de untar
  • Pimienta blanca
  • Una cucharada de perejil picado

ELABORACIÓN

Precalentamos el horno a 180º C y engrasamos los moldes con aceite. Ponemos el bacon en el microondas unos minutos para que esté crocante (yo lo pongo entre dos hojas papel de cocina) y lo dejamos enfriar.

En un bol grande tamizamos la harina, la levadura, la sal y la pimienta negra. En otro, batimos ligeramente los huevos junto con la leche y la mantequilla.

Volcamos esta preparación, el perejil picado y el bacon sobre la harina. Integramos los ingredientes con la espátula empleando la mínima cantidad de movimientos posibles.

Rellenamos las tres cuartas partes de los moldes con la masa, la espolvoreamos con un poco de perejil y bacon.

Horneamos los muffins durante 25 minutos. Antes de sacarlos del horno los espolvoreamos con queso rallado.

También podemos decorarlos con una capa de queso para untar estilo Philadelphia mezclada con pimienta blanca.

Y la receta de cupcakes… Unos estupendos cupcakes para celebrar, como indica el libro, un muy feliz No cumpleaños, eso sí, esta vez sin mantequilla.

INGREDIENTES

  • Un kiwi maduro
  • 150 gr. de harina
  • Una cucharadita y media de levadura
  • Una pizca de sal
  • 250 gr. de azúcar
  • 3 huevos
  • 150 ml

Para decorar:

  • 250 gr. de queso para untar
  • 100 gr. de azúcar glas
  • 100 ml. de nata para montar
  • Sprinkles de colores

 

ELABORACIÓN

Encendemos el horno a 180º (arriba y abaja mejor que el aire)

Pelamos el kiwi y lo cortamos en 12 rodajas que colocamos sobre una hoja de papel de cocina para que escurran un poco.

En un recipiente tamizamos la harina con la levadura y la sal y luego la mezclamos con el azúcar.

En otro cuenco, batimos los huevos y el yogur. Cuando esta mezcla esté espumosa, la volcamos sobre la harina trabajando la masa con una espátula y haciendo movimientos envolventes.

Rellenamos los moldes con un poco de masa, aproximadamente una cucharada, colocamos una rodaja de kiwi y terminamos de rellenar con la masa hasta las tres cuartas partes del papel. Horneamos aproximadamente unos 25 minutos.

Para decorar, batimos en un  bol el queso para untar con el azúcar glas hasta conseguir una crema lisa. Añadimos la nata y seguimos batiendo hasta que tenga una consistencia similar a la mantequilla a temperatura ambiente.

Cuando los cupcakes estén fríos, untamos la crema y decoramos con sprinkles.